jueves, julio 31, 2008

Las fantasías de cada uno... (regreso a la selva)

Hace un par de semanas en Madrid comentaba a unos amigos de mi lectura de El libro de la selva como "arcadia homosocial" y me da en la nariz que se lo tomaron a broma. Pero cada vez estoy más por el razonamiento de Alexander Doty. Igual parece obvio que El libro de la selva NO es una película gay. Pero lo obvio no tiene que ser verdadero. Y yo creo que realmente esta lectura es legítima.




Vemos lo que nos han enseñado a ver. Percibimos el torrente de impresiones del mundo como objetos ordenados que tienen sentido. El sentido no está en el mundo, está en el lenguaje que hace hablar al mundo. El lenguaje estructura las percecpciones y las pone masticadas frente a la consciencia. Se nos educa la percepción como se nos educa el gusto para que las cosas signifiquen de una determinada manera. Y el problema es que esa educación de la percepción es incompleta y no cubre la gama de nuestras fantasías. Especialmente no cubre las fantasías que, según se nos dice, no debemos tener.

El lenguaje hace que parezca obvio o lógico que El libro de la selva no sea una película gay. ¿Por qué iba a serlo? Se hizo para niños y para ganar dinero. No hay nada en las intenciones que la articulan que sea gay. Y sobre todo hemos aprendido a leerla así: como un producto Disney, como una película para niños, en todo caso como una adaptación (simplista) de Kipling. Lo que sea.

Pero el caso es que lo que digo de la película en la entrada anterior también es una verdad de la película. Mi fantasía con Baloo a los ocho años era real. La película hace que la piel del muchacho esté eróticamente cerca del cuerpazo del oso. Es un film sorprendentmente táctil. No es que haya que verlo todo de manera literal, pero el tacto es tacto, y uno no es de piedra. Supongo que no todos necesitarían abrazos de oso a los ocho años, y que no todos los que lo necesitaban acabaron siendo gays. Pero como yo sí, he podido ver cierta continuidad entre mis fantasías infantiles y el significado de la película. Yo no sé si los dibujantes y guionistas de Disney eran totalmente inocentes, si no vibraban con el tacto, si de verdad vivían en un mundo totalmente desensualizado o eran tan heteros que el toque entre criaturas masculinas no significaba nada. O creían que un oso no podía ser erótico. Pero para cualquier individuo que sienta con el cuerpo y que eche en falta el calor de un cuerpo, la realización de ese deseo en imágenes ha de resultarle fascinante. Una campanita suena dentro de uno. Y no se olvida.

La mirada insumisa es precisamente esto. Reconocer que lo que nos gusta de una película no siempre está en la línea de lo que debería gustarnos. Creo que cada espectador lee el entramado de imágenes y motivos de las películas según lo que sabe, y cada espectador siente una película de manera diferente. Pero creo también que hay imágenes que generan sistemáticamente, en muchos espectadores, respuestas comunes. Del mismo modo que hay muchas lecturas de los entramados abstractos de un tapiz y ciertos individuos verán significado donde solo hay geometría.
Y ciertos significados que sólo descubrimos a partir de sentimientos, conocimientos o necesidades muy personales resulta que son compartidos. Y a lo mejor incluso han sido puestos ahí para eso. Por otros insumisos.

11 comentarios :

  1. Antes de nada, felicidades por el pedazo (en todos los sentidos) libro que acabas de publicar. Espero que Egales/Berkana le pueda dar la proyección necesaria, así como situarlo en lugar preferente d elas facultades de comunicación.

    En su momento seguí el blog, un placer ver como todas esas ideas y contenidos iban tomando la forma de un complejo estudio que desde hace años (20 ya) buscaba en otros libros.
    Numerosos libros que intentaban acercarse al cine desde una visión gay que no dejaban de ser breves catálogos, totalmente subjetivos, de cine más o menos comprometido y que marginaban otras visiones.

    Y nuevamente felicidades por, tras todo ese trabajo, volver a deleitarnos con estos artículos (y las conversaciones que generarán).
    PD: Lejos está mi intención de "ser pelota" (he desembolsado gustosamente los 33€ que me costó el volumen)

    ResponderEliminar
  2. Gracias Alfonso... ahora es cuestión de que te guste, si no, vaya chasco.

    Intentaré seguir colgando cosas a partir del libro. Es lo que digo en alguna otra entrada: una vez terminé, seguía dando vueltas a ideas, imágenes, recuerdos... igual que el blog sirvió para empezar a ordenar el libro, servirá para continuarlo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Gracias por contestar.
    El libro ya lo he empezado y me parece magnífico. Lo que antes comentaba que era positivo, un soporte perdurable, tiene un punto negativo: el feedback con el autor.
    Pero claro, alegra ver que en la misma solapa se invita al diálogo al insertar el email.
    Suerte.

    PD: Sobre "El libro de la selva" preparé un artículo para la revista en la que colaboro, Interfilms, eso sí, sin las apreciaciones que aquí de ella haces. Se trata de una película que he visto (y disfruté pese al final) ahora con treinta años y no en su momento (que yo recuerde).

    ResponderEliminar
  4. hola alberto, me ha alegrado muchísimo ver que esto comienza a retomar vida despues de tanto tiempo. Lo descubrí cuando lo tenías parado debido al libro y no te imaginas cuantas veces he vuelto para ver si le dabas continuidad.
    Este libro no lo tengo todavía porque para conseguir "como la tentación" me las vi y me las deseé. Asi que ahora no pienso mover un dedo hasta que no vaya a madrid en unas semanas.
    Por cierto, de "como la tentación solo llevo unas páginas aunque ya estoy enganchadísimo al libro.
    Pasaré por aqui con frecuencia y estoy seguro de que se debatirá de cine y de canciones, me encanta!!!

    ResponderEliminar
  5. Que gran sorpresa cuando he vuelto a visitar tu blog y he visto que lo has retomado.

    Me alegro infinitamente.

    Decirte que este nuevo libro me está encantando. Felicitarte nuevamente. Creo que no me falta ninguno de los tuyo. jeje

    Cuando lo termine volveré a dejarte mi comentario por si te sirve de algo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Alberto, es la primera vez que visito tu blog, lo he descubierto a través del de Miguel. Me ha gustado mucho porque hablas de los entresijos del cine (una de mis pasiones), se de la existencia de tu nuevo libro desde que salió y sinceramente tenía en mente hacerme con él (no lo he hecho aún porque tengo en cola 3 libros más para leer), precisamente por lo que te digo.

    Además no es la primera vez que te leo, hará como 3 años o más?... me regalaron "Londres para corazones despistados" y me gustó bastante.

    Pues tocayo, lo dicho, que es la primera vez que te visito pero ten por seguro que no será la última, porque el cine y la buena palabra como es tu caso pues me encanta.

    Respecto al post, mucho se ha especulado de las nada inocentes películas de Disney, no se, yo creo que cada uno ve lo que quiere ver y se queda con los detalles que por lo que sea a uno le tocan la fibra sensible... no?

    Un abrazo. Alberto

    ResponderEliminar
  7. Hey! muy bueno tu blog.
    Te agrego en mi lista de blogs recomendados.

    Saludos, Fabro.

    http://sayyesama.blogspot.com
    (aquí publico dibujos y textos homoeróticos)

    ResponderEliminar
  8. hola! acabo de descubrir tu blog! pinta muy bien, le echo un vistazo mas a fondo y comentamos!

    un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Nuevo blog de cine desde Uruguay!!!
    http://cinemaparadisouy.blogspot.com/
    Me gustaria intercambiar links, visitame.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Es un oso (macho) y una pantera (hembra). Lo único que puede haber es una hibridación, como mucho; tampoco es muy sano, pero qué se le va a hacer. Otra cosa es la opción sexual de los bichos, pero eso ya es harina de otro costal.

    ResponderEliminar