jueves, noviembre 02, 2006

Momentos que nos hacen sentir gays... (o usos del cine para un gay)

Hacemos listas, buscamos en la historia, debatimos, nos enfadamos, protestamos, compartimos, pero en definitiva poco se habla de los momentos en el cine que nos hacen realmente sentirnos gays. Al hacerlo nos damos cuenta de que ser gay es una cosa mucho más compleja que “simplemente acostarse con alguien del propio sexo de uno”, opinión muy respetable, pero excesivamente simplista.

Algunos de mis “momentos gays”, todos reales, aunque las fechas son aproximadas


En Disneylandia. Como siempre

1. 1980. Veo por primera vez Esplendor en la hierba por la tele. Trato de comunicar lo que siento a mis compañeros de instituto. Que se ríen de mí. Decido que tengo que cambiar de amigos.

2. 1982 En Ricas y famosas, Jacqueline Bisset, como Liz Hamilton, se lleva un chapero que ha encontrado en la Quinta Avenida a su cuarto y le contempla mientras se desnuda (¿era el personaje o era Cukor quien miraba?)

3. 1983 Un poco por morbo voy a ver Querelle en los cines Martí de Valencia. El subidón me duró semanas. Pero, la verdad, me asustó un poco. Y no entendí gran cosa.

4. 1985. Veo The Rocky Horror Picture Show. En Valencia, cine Aula 7. Me quedo alucinado ante tanta carne y me doy cuenta de que ser gay también puede ser divertido: no todo va a ser melodrama y marginalidad. Salgo del cine flotando.

5. 1986 Llevo a unos amigos ingleses en Valencia a ver La ley del deseo en el cine Goya. Insisto que Almodóvar no es gay, es simplemente “moderno”. NADIE, NUNCA ha estado tan armarizado como yo estuve aquella noche. Salí del armario explosivamente a los pocos días. Hay momentos en que uno se da cuenta de que no se puede llegar más bajo.

6. 1988. En el cine Everyman de Londres (cercano al Westfield College, donde estuve para mi Erasmus) proyectan Calamity Jane (Doris Day en el oeste). Veo a un chico al cual tenía echado el ojo en el colegio pero no sabia si era gay o no. Por el entusiasmo con que corea la canción “A Woman´s Touch” (va con una amiga) se me despejan las dudas. Nos saludamos.



J.P. Pitoc en Trick, una de las películas gays que más me ha llegado...

7. 1989. Sesión de El ángel azul, con la Dietrich, en la obra cultural de La Caja de Ahorros de Valencia (hoy Bancaixa). Un chico se sienta detrás y se pasa la sesión casi respirándome en la oreja. Acabó siendo mi novio durante, cielos, diez años. No he revisitado la película desde entonces. No sea que. (Y nos hablamos por primera vez en una sesión Eva al desnudo, en la Filmoteca, aunque esa si la vi muchas veces más).

8. 1993 En un cine de Nueva York, al final de Mujeres, de Cukor, toda la sala corea “JUNGLE RED”

9. Hacia 1995 veo West Side Story por primera vez consciente de que sus responsables (Bernstein, Laurents, Sondheim, Robbins y el protagonista del original de Broadway Larry Kert) eran todos gays. Y me siento orgulloso de ser gay.

10. 1998 En la primera sesión que se hizo de la versión “canta con nosotros” de Sonrisas y lágrimas (Londres, National Film Theatre), en el momento en que Julie Andrews se pregunta cómo va a hacer para llevarse a los insoportables críos a retozar por el monte, el cine en pleno grita: “¡¡¡LAS CORTINAS!!!”. Me supe entonces bien acompañado.

11. 1999. Voy con muchos amigos gays (incluyendo a quien en pocos días se convertiría en mi ex) a ver Segunda piel en los cines Martí. Salimos indignados “como gays”. Entramos con mucha ilusión, y nuestra decepción es colectiva.

12. En la película Trick, el protagonista, compositor de teatro musical que trata de ligarse a un mazas que trabaja como stripper, declara que “A él no le gusta Gypsy”. Mentira, mentira, mentira. Ay, cómo es posible que algunas películas nos conozcan también. En esa película veo exactamente mi propia historia en las largas noches de soltería, de ligues, y deseos.

Joe Dallesandro, sueño húmedo

13. 2001 Llevo a un ligue a ver Tabú, de Murnau, en Londres. No le gusta nada. De inmediato decido que no le voy a ver más. Incompatibilidad de caracteres.

14. 2006 Veo Brokeback Mountain en un cine de Londres. La disfruto a medias porque me paso la película tomando notas: me pica bastante el programita que dan al entrar, armadizadísimo. Tengo pensado escribir un libro…

Y todo esto sin hablar de Mary Poppins, Richard Gere y William Holden, sobre quienes he escrito en otros sitios....

¿Y los vuestros? ¿Momentos en el cine que queráis compartir?

12 comentarios :

  1. Mi momentazo fue viendo Priscilla, en una sala casi vacia. Tenia 22 años y hacia un par de ellos que habia asumido que era gay, que con ello no hacia daño a nadie y que me encantaba. Hasta entonces lo consideraba una cruz. Me parecio tan tierna, divertida, colorida, sali entusiasmado. La escena en que Hugo canta sobre el techo del autobus, sobre el taconazo con la malla plateada y la gigantesca bandera me enseño el lado ludico del ser marica. Amo esa pelicula.

    ResponderEliminar
  2. Entiendo perfectamente ese sentimiento. Para mí el momento de epifanía fue oír a George Hearn la canción "I am what I am" del musical de Broadway La Cage aux Folles.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Uno de los míos, el primero que me ha venido a la memoria, fue cuando en 1996 fui a ver "Beautiful Thing". Yo estaba estudiando ese curso con una beca Erasmus en Liverpool, y había oido y leido mucho muchísimo sobre la película durante el año anterior, y temía que al no estar en España no pudiera ir a verla. El caso es que la estrenaron en unos cines que allí son del estilo de los Renoir de aquí en Madrid, que ponen películas en v.o. y cine no comercial. Acabamos yendo a ver la película tres compañeras del piso y yo, y aunque me deprimió bastante (por aquella época estaba bastante armarizado aún), no me olvidaré nunca de esos días y de lo que viví allí. De hecho, a la semana o así de ir a ver la película les dije a mis compañeras del piso y a más compañeros y compañeras de clase que era gay.

    Edu

    PS.- soy amigo de Fran y Ricky

    ResponderEliminar
  4. Mi momento más bollo fue cuando vi "Tomates verdes fritos", en la escena de la cocina, porque no sabía por qué me daba tantísima envidia Ruth Jamison...claro que dos días más tarde fui consciente de que era lesbiana (no me había dado cuenta hasta entonces, qué cosas) y empecé a salir con mi primera novia, todo a la vez.

    ResponderEliminar
  5. uno de los que recuerdo si rebuscar mucho, fue el esteno de "mujeres al borde del ataque de nervios" de Almodovar. Si, ya se que no se la cataloga como muy gay...pero los personajes de ellas.....son un poco drag queens. Fuimos un grupo de amigos y provocamos un escandalo con nuestras carcajadas. De alguna manera senti que reivindicabamos este humor, hasta ahora solo relegado a la esfera de nuestra cultura, era aceptado y disfrutado por una mayoria ..que reconocia a Almodovar como un gran director.(no yo, ...ellos)

    Algo parecido ocurri mas tarde con priscilla. Ibamos a verla en grupo. Creo que la vi seis veces. No veas la que montabamos en el cine. Aquellos eran tiempos.

    Con Querelle, fue algo diferente. Fue en Valencia en una sala que ahora es X. En aquella epoca a fassbinder se le valoraba mucho por lo que representaba para el cine como transgresor. Fui con un grupo de amigos...casi todos heteros y alguna chica. Me puse como un tomate en la escena de los dados.Y el caso es que iba avisado, ya que habia leido la novela de GEnet. Pero ni por esas. A mis amigos les parecio brutal. A mi, sublime..pero creo que todavia estoy temblando desde aquel dia, cuando veo unos dados.



    seguire repasando el pasado de salas de cine. Ardua tarea...

    ResponderEliminar
  6. Cachorro. Llevaba poco fuera del armario un par de años osunos, y cachorro fue el resumen de mucho de lo que habia vivido, me vi ahi mismo y, sobre todo, en la escena en en la que el protagonista le dice a su novio frances queno quiere ir a vivir con el.

    Desde entonces se positivamente que es necesaria una comunidad homosexual por que en ninguna otra pelicula he visto tal grado de realismo. El amor es asi de duro.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo12:41 a. m.

    En el fondo creo que nunca he estado dentro del armario, siempre he sido un tanto precoz.
    Pero haciendo memoria creo que mis momentos de mayor subidón ante una pantalla de cine fuerón:

    "The Rocky Horror Picture Show" en el cine Maldá, sencillamente aluciné.

    "Querelle" salí con un calentón de mil demonios

    "Rebelde sin Causa" y no por James Dean, si no por Sal Mineo, aún hoy cuando la veo me sigue despertando unas sensaciones muy expeciales.

    Supongo que habrá más, pero estos son los que tal vez hayan sido los que me han producido sentimientos especiales

    ResponderEliminar
  8. la verdad es que mi bautizo gay en el cine fue con abrete de orejas, en un cine de salamanca,qué envidia de Joe Orton ,venga folla que te folla por todo el continente... antes de eso ya me habia percatado -como muchos de vosotros seguro-que mia tención en las pelis S iba para Robert Foster y otros hombretones que pululaban por aquellas cintas...

    ResponderEliminar
  9. "Juncos salvajes" siempre permanecerá en la retina.

    ResponderEliminar
  10. dimmer!4:43 p. m.

    mi mayor orgasmo en un cine fue cuando vi por primera vez una peli de monty. yo sabía quién era, y cómo había terminado todo, pero nunca había visto una peli suya.
    fue en filmoteca, hace unos años... esa que ocurre después de la guerra, en praga. nunca había visto algo tan bello / a un chico tan bello. desde ahí estoy obsesionado con clift y colecciono fotos suyas. salí del cine llorando.

    ResponderEliminar
  11. Maurice: Había leído el libro muy pronto, así como en el 79, y me había gustado mucho la versión de Merchant-Ivory de Una habitación con vistas, una película tan gay como Maurice (lo de Lucy Honeychurch puede ser interpretado perfectamente como una salida del armario). Cuando salgo me siguen a los servicios, como siempre me largo pitando.

    La ley del deseo: No soy fan de Almodóvar, el chico de al lado más mayor que yo, pega su rodilla a la mía, yo la retiro.

    Longtime companion: La segunda vez que la veo es en Barcelona, para mí entonces es lo más. Cuando salgo doy una vuelta por el ¿Eixample?, sentado en la valla de una boca de metro está solo un chico que me mira insistentemente. Pies para qué os quiero.

    Y más...

    ResponderEliminar
  12. Mis momentos gays en el cine...

    1987: 1ra. "semana" de almodovar en buenos aires (cinemateca argentina). ese dia se proyectaba "matador".
    en el hall del cine estaba almodovar, con un traje color turquesa hablando
    con un grupo de amigos de su ultima peli (la ley del deseo que se estrenaba al otro dia en los cines comerciales), me acerco y me quedo atras de un chico oyendolo, el chico se da vuelta y era el poco conocido aun, antonio banderas. yo lo miro y el me mira y lo recuerdo de la segunda peli del ciclo en la que el tiene sexo con imanol arias (aun no habia visto "matador") esa noche, y me quedo boquiabierto, pero me hago el "no te conozco" y sigo tratando de oir al "centro de atencion"... años despues me arrepenti de no haberle, por lo menos, pedido un autografo a antonio (estuve convencido por años de que el tambien era gay y de que me miro con interes)... pero a no confiar en las hormonas de un chico gay de 18 y apenas semanas antes salido del closet.

    ResponderEliminar