sábado, noviembre 25, 2006

Un Juego: de cena con mi gay preferido

Marlene Dietrich, que no ocultaba sus affairs con mujeres y con hombres.... hasta que algún productor dijo basta

Hemos hablado ya de referentes, de iconos, de cuerpos homoeróticos. Vi un juego en el blog del Capitán Harlock y decidí hacer algo similar, pero en lugar de nombres e imágenes, aquí se trata de decir cosas.

Os propongo que compartamos fantasías que podamos tener con determinados actores o directores.

Si pudiéseis conocer a un actor gay de Hollywood, vivo o muerto, ¿cuál elegiríais? ¿Y un director? De hecho, si tuviéramos ocasión de salir a cenar con uno de esos iconos, ¿con quién os gustaría compartir dos platos y postre? Como siempre podéis explayaros, mezclar aspectos biográficos, fantasías, suposiciones, etc.

Se trata de "leer" personalidades del cine gay desde una perspectiva personal y lúdica.


Ian McKellen en Gods and Monsters. ¿Quién se atreve a decir que salir del armario destruye la carrera de uno?

Los resultados son más precisos si ponemos alguna restricción, así que, digamos lo siguiente:

a) No se trata simplemente de fantasear sobre cuerpos o polvos. Eso no es porque me haya dado un ataque de pudor (si os empeñais se puede hacer en otro momento), sino porque realmente no es algo que nos diga mucho sobre el cine. Y porque sería todo algo superficial: en un polvo se comparten algunas cosas, otras no. Y nos meteríamos en los requisitos de cada uno en la cama, lo cual es llegar un poco lejos. Y porque os echarán del restaurante. Además, imagino que todo el mundo diría Richard Gere y Brad Davis. ;-)

b) Se trata de buscar actores o actrices gays que, además de serlo, os parezcan interesantes como personas. Con quienes podáis compartir algo, con cuya compañía creáis que podéis pasar un rato interesante. Gente a quien admiréis por su trayectoria, por su personalidad. No sé. Gente a la que os gustaría conocer, vamos. Ya sé (por vuestros cuestionarios) que muchos diréis que si vais a cenar con alguien no os importa que sea gay o no, que tiene que ser persona… y todo esto está muy bien. Yo también preferiría cenar con Shirley MacLaine (de hecho sería la número uno en mi lista para cenar, para un viaje largo en tren, para lo que sea) o con Billy Wilder, pero el juego trata de ver qué vibraciones de actores o directores gays nos atraen y por qué.


El director Reiner Werner Fassbinder en la película La ley del más fuerte

A continuación una breve lista de actores gays o más o menos gays que podéis considerar (hay muchos más).

Atención: no todos en esta lista son exactamente gays y desde luego no todos los gays lo son del mismo modo:

Chicos:
William Haines, Ramón Novarro, Valentino, Cary Grant, Randolph Scott, Edward Everett Horton, Clifton Webb, Tyrone Power, Rock Hudson, Sal Mineo, James Dean, Montgomery Clift, Ian McKellen, Farley Granger, Tab Hunter, Rupert Everett, Tom Hulce, John Gielgud, Dirk Bogarde, Harvey Fierstein, Charles Busch, Raymond Burr, Nigel Hawthorne, Alan Bates, Danny Kaye, Charles Laughton, Anthony Perkins, Roddy McDowall, Eusebio Poncela.

Chicas:
Nazimova, Jean Arthur, Claudette Colbert, Greta Garbo, Marlene Dietrich, Joan Crawford, Barbara Stanwyck, Agnes Moorhead, Marjorie Main, Hattie MacDaniel, Judith Anderson, Tallulah Bankhead, Lizabeth Scott, Madonna, Jodie Foster, Ellen DeGeneres, Kelly McGillis, Lily Tomlin, Anne Heche.

Directores:
Dorothy Arzner, Rose Troche, Donna Deitch, Marleen Gorris, Pratibha Parmar, Monika Treut, George Cukor, Mitchell Leisen, Edmund Goulding, James Whale, Vincent Minnelli, Nicholas Ray, Paul Morrissey, Andy Warhol, Todd Haynes, Gregg Araki, Bryan Singer, Bill Condon, Randal Kleiser, Colin Higgins, Gus Van Sant, Pedro Almodóvar, Ventura Pons, Eloy De la Iglesia, Alejandro Amenábar, Miguel Albaladejo, Juan de Orduña, Kenneth Anger, George Kuchar, Jean Cocteau, Francois Ozon, Andre Techiné, Jacques Demy, Terence Davis, Pier Paolo Pasolini, Luchino Visconti, Franco Zeffirelli, Rosa von Praunheim, Reiner W. Fassbinder, Wolfgang Petersen, Werner Schroeter, Derek Jarman, Jaime Humberto Hermosillo, George Kuchar, Joseph Losey, James Ivory, Friederich Murnau, Mauritz Stiller.

La verdad es que cuando uno lo piensa, se podría pasar buenos ratos con mucha gente en estas listas. Estamos en buena compañía.


Gael García Bernal en una película que Almodóvar calificó de

Mis elecciones: de actores muertos elegiría a Rock Hudson, porque tiene que haber sido un cielo: tipo bastante tratable, sereno, etc. Además indudablemente decorativo. Como su papel en Sólo el cielo lo sabe. Y me podría hablar de los años cincuenta, de películas de Douglas Sirk. Y porque tiene una masculinidad reposada y controlada que me seduce. De actores vivos, sin duda Ian McKellen, a quien me han presentado dos veces pero siempre me he quedado absolutamente mudo. Porque hay poca gente tan inteligente, porque ha tenido un carrerón, porque es ingenioso, gracioso y ha tenido el valor de salir del armario sin tapujos. Y de directores, tengo una cosa por Cukor, que al parecer era excelente compañía, y me encantaría compartir una cena con Murnau, porque tiene una sensibilidad en la que me gustaría escarbar, pero la verdad es que por entrevistas y por sus películas, de los vivos me encantaría pasar un tete a tete con Todd Haynes. Tendría que ser en Seattle, pero bueno. Y Almodóvar, claro, pero como es tan inaccesible y tan raro para la cosa gay que uno prefiere mantener sus fantasías en el terreno plausible. Sería más fácil lo de Rock Hudson, imagino.

Sorprendedme…

Julianne Moore y Dennis Quaid en Lejos del cielo, de Todd Haynes

21 comentarios :

  1. .

    No puedo ser objetivo. Por supuesto que mi actor gay preferido para montar con él una cena sería Montgomery Clift.

    Ya expliqué en mi blog que no siento atracción física hacia él. Todo empezó con una obsesión por su cara, por los daños producidos en ella tras un accidente de tráfico; pero no quiero entretenerme en ese aspecto.

    Siempre me han atraído las personas frágiles y, por lo que he leído, Monty lo era. Me gustaría compartir con él una cena y ver con mis propios ojos si era cierta su dependencia a los medicamentos, si iba a todas partes acompañado de un maletín con todas las pastillas a las que era adicto.

    Me seduce su vulnerabilidad, que utilizara el alcohol como subterfugio. Pero ¿subterfugio de qué? Se supone que Monty era un ser atormentado por su homosexualidad. Sin embargo esto es lo que nos cuentan, o simplemente lo que se le achaca directamente a una persona homosexual. “Como es homosexual, tiene que estar amargado a la fuerza”. Quizá sus cuitas tuvieran otro origen.

    Me gustaría preguntarle cuáles eran sus miedos, sus pozos de oscuridad, el origen de sus depresiones. Me pregunto, además, si se dejaría ayudar; qué pasaría si en la penumbra de la luz de las velas (me he metido muy en el papel, estoy cenando con Monty...) le propusiera ayudarle. Y esto no lo digo porque ahora hayas promovido tú, Alberto, este juego, sino porque muchas veces lo he pensado. Si hubiese tenido la oportunidad de relacionarme con Monty, ¿me hubiese dejado ayudarle?

    En fin, Alberto, no sé si era esto más o menos lo que requerías en tu juego. De todas formas, me lo he pasado bien escribiéndolo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ya que estàs cenando con èl ,pregùntale por el rodaje de The Misfits,me muero por saber!!!

    ResponderEliminar
  3. .

    Descuida, se lo preguntaré de tu parte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Pues creo que lo que apuntas es muy importante: la historiografía oficial nos ha dado imágenes que parten de la homosexualidad como culpa, complejo, motivo de depresión, etcétera. Hay que insistir es que lo que hace la homosexulidad incómoda no es una característica esencial de esta manera de ser, sino las presiones EXTERNAS a las que uno está sometido. Y había muchas. Clift crece como actor en un momento muy extraño. Hollywood a finales de los años cuarenta, cuenta John Rechy, pasaba por una especie de edad de oro de la experimentación sexual, y por lo tanto había una red bastante desarrollada de lugares de encuentro. Estos lugares estaban llenos de actores principiantes. Las fronteras entre "actor-principiante" y "chapero" en Hollywood hay momentos en que se borran bastante. Pero no me quiero extender sobre esto, que daría para mucho. El caso es que al mismo tiempo la industria empezaba una etapa de homofobia rábida que se extiende al menos hasta principios de los sesenta. Esto afectó bastante a gente sensible y vulnerable como Clift. Un caso similar es Tyrone Power. Y si nos movemos adelante y atrás en la historia, encontramos un caso como el de Vincent Minnelli, de quien todo parece indicar que "dejó de ser homosexual" al poco de llegar a Hollywood (aunque el remedio que puso, casarse con Judy Garland, no engañe a nadie). Lo que quiero decir es que ser un actor principiante gay en este periodo fue duro. Y debutar en una película con John Wayne también (en general los actores tenían buen rollo con la homosexualidad, pero hay excepciones como Wayne, Gable o Robert Montgomery). Son presiones que se encarnizaban con la vida privada de uno. Y si no eras fuerte o sabías encontrar ayuda (como hizo Farley Granger) pues era fácil que las presiones te agobiasen hasta extremos. Finales de los cuarenta es también el inicio del macartismo. Y, también importante, el inicio de la prensa amarillista. Como ves había razones para volverse loco. En el lado positivo, Elizabeth Taylor, que siempre surge mágicamente doquiera que hay gays, y que estableció una buena amistad con Clift en el rodaje de A Place in the Sun. En ese sentido, el rodaje de Vidas rebeldes no tiene que haber sido una buena experiencia para nadie: Huston, Wallach y Gable estaban cortados con un patrón, Monroe y Clift con otro.

    Por supuesto tu comentario me lleva por un camino de aventura mental, biografía ficción, que personalmente me encanta. Yo veo esto un poco a la luz de gente que he conocido en esta vida, y, qué quieres que te diga, estoy de acuerdo contigo, ni gay ni no gay, hay gente que se mete en el fondo de un agujero y no se deja ayudar para nada. De hecho hay gente que vive sin reflejar sus emociones ni actuar en consecuencia. Cuando vi En la ciudad, el personaje de Eduard Fernández me pareció una versión hetero de lo que quiero decir. Dan ganas de arrearles de hostias a ver si dicen algo, a ver si reaccionan. Pero viven atrapados en una desconfianza en el mundo que los hace inabordables. La verdad es que esa gente debería estar rodeada de una alambrada y un letrerito de "No pasar". Si no son atractivos acaban más solos que la una. Si lo son, tenemos la situación estereotípica de quien se deja querer sin implicarse para nada. Un poco el tipo de personaje al que Almodóvar vuelve continuamente. Pero divago...

    En fin, que sospecho que Clift para cenar no soltaría ni una, ni sobre Misfits ni sobre na. Pero eso sí, uno podría mirarle incesantemente.

    ResponderEliminar
  5. Si,es la impresiòn que me da a mì tambièn,ese personaje lleno de tics y dubitativo,pero en un programa de "De Pelìcula" de hace muchos años,Carmen Maura dijo delante de la casa de Monty Clift,que desde la ventana que tenìa detràs silbaba a jovenzuelos,asì que quizà pasado de alcohol se deshinibìa un poco...

    ResponderEliminar
  6. Yo, lo siento, pero mi vena petarda me lleva a un aperitivo, cena, copa y desfase posterior en clubs imposibles con... Charles Busch.

    Soy fan absoluto de Psycho Beach Party y de Die Mommie Die (un poco fallida en cuanto a guión, pero fastuosa de realización, iluminación, vestuario e interpretaciones).

    Le preguntaría acerca de la capacidad de reirse de los demás y de sí mismo con sus obras y caracterizaciones, de cómo se toma el resto del mundo del cine sus películas, si es bien visto en ambientes gays o hay cierto odio por lo excesivo que es.

    Aunque me pasaría lo que a Alberto con McKellen, que probablemente me quedaría sin saber qué decir.

    En plan más serio, una comida con café con Passolini no estaría mal, aunque vigilaría que no me echara una aspirina en la cocacola...

    ResponderEliminar
  7. Anda qué bien, un fan del Busch. Estoy buscando referentes concretos de Die Mommie Die, es decir, películas a las que hace referencia la trama. Si se te ocurre alguna que pueda ayudarme, envíame un mensaje por favor. Veo un momento Blanche DuBois y un momento Norma Desmond (al final), partes de la trama hacen guiños con Canción de cuna para un cadáver, Lylah Clare y Qué fue de Baby Jane. En la misma línea, A Stolen Life y la película aquella en que Olivia de Havilland hace de gemelas. Luego está Imitación a la vida. Y quizá Mildred Pierce en la relación madre hija padre. Y Gypsy (for me! For me!). El clima general es de películas de Susan Hayward (¿cuáles?) y la carátula del disco habla de referencias a los melos de Ross Hunter de los sesenta (¿conoces algún ejemplo concreto, dejando de lado las de Sirk?).

    Help!

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Pasolini no irìa a tu cena,preferirìa alguno de los rumanos jovencitos que se ponen por Termini y Piazza della Republica,tu serìas muy mayor para èl,si no tienes 15 o 16 años,claro.

    ResponderEliminar
  9. Casanova, TENGO TU MISMA EDAD, así que calcula tú mismo.

    Alberto, lo siento, no tengo tanta cultura cinematográfica como para sacar todas las referencias de Die Mommie. ¡Para eso mismo sería la cena con Charles!

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Entonces no irà a la cena,puedo ir yo? jejej

    ResponderEliminar
  11. me llevo un amigo,Roddy Macdowall,que te parece?

    ResponderEliminar
  12. Bueno, también colgué un anuncio de ayuda en el foro imbd de la película, a ver si hay suerte.

    Lo de Roddy McDowall lo vas a tener complicado, Casanova. En Hollywood desde siempre ha habido como dos bandos. Por una parte estaba la gente como James Whale, William Haines e incluso Rock Hudson o Tab Hunter que, si bien no estaban exactamente "fuera del armario" en el sentido actual, no era algo que llevaran bien: habrían preferido acabar con los armarios en general. Luego estaban los otros. Los partidarios de la "discreción" (léase armario), que en los casos más rábidos (por ejemplo Roddy McDowall) hacen casi campaña para defender el armario. A mí esto siempre me ha parecido absurdo: si defiendes el armario lo más probable es que estés dando precisamente la información que quieres ocultar. Pero así son las cosas.

    Ahora, que si permites que el McDowall se presente con la careta de mono de El planeta de los simios (para evitar ser reconocido) pues igual...

    ResponderEliminar
  13. Mi elección sería, -sí, lo siento- el Richard Gere de los primeros años, hasta Power (1986) de Sidney Lumet. Ese hombre explosivo, inestable emocionalmente, salvaje. Siempre me ha gustado esa cosa adolescente en él, de búsqueda permanente, de impulsividad descarnada y, a la vez, extrema vulnerabilidad. Amén de su cuerpo, flexible, con músculos marcados pero sin horas -años- de gimnasio. Me gustaría encontrarme en una cena con aquel Richard y preguntarle cómo se las arreglaba en ese Hollywood de mediados de los 70, cómo fue la experiencia de estar bajo las órdenes de Malick en Días de gloria y cuánto había de él en los personajes de Buscando a Mr. Goodbar, Yanquis o American Gigoló. Escucharía atentamente sus divagues -esta gente necesita paciencia- y trataría de desbloquear esa autocrítica constante y esa represión que suele anidar en cada nativo del signo de Virgo. Me encantaría escuchar sus sueños y aconsejarle que para ese estado de inquietud y ansiedad constante no hay nada mejor que el yoga.
    Y como director yo elegiría a John Schlesinger, a quien he admirado por años, sobre todo por su obra hasta Yanquis. ¿Cómo fue trabajar con Julie Christie en Darling -mujer adorable si las hay, la mejor puta que ha dado el cine- y con Bogarde en ese film, que incluía los primeros ligues entre hombres con total liviandad? ¿Se identificaba con Julie Chistie en Lejos del mundanal ruido, deseada por Alan Bates, Terence Stamp y Peter Finch? ¿Cómo era descubrir las aristas vulnerables de John Voight y Dustin Hoffman en Midnight Cowboy, una triste historia de amor entre hombres disfrazada de amistad? ¿Cómo era ser recibido en Hollywood siendo abiertamente gay? ¿Con cuál de los personajes del triángulo de Sunday Bloody Sunday se identificaba él? Le diría que a mí siempre me interesó, sentí más afín, la manera de funcionar del personaje de Glenda Jackson que las del de Peter Finch o o la de Murray Head. ¿Qué cosas había dentro suyo que le permitieron retratar tal decadencia en la pesadillezca The day of the locust? ¿Karen Black en esa película representaba otra faceta suya? ¿Coqueteó con alguno de sus actores? ¿Con cuál ligó? En fin, la lista de preguntas sería interminable. Y aquí iríamos de charla solamente, porque su tipo físico no me era muy atractivo, sí su personalidad y su valentía.

    ResponderEliminar
  14. Me encanta tu matización de "hasta Power (1986)". Es totalmente cierto. Hay pocos actores con un homoerotismo tan fascinante como el Gere de los primeros ochenta. Y pocos actores tan sosos como el Gere a partir de entonces. No sé si es por la cosa budista, pero el caso es que en un momento dado pierde todos los rasgos que mencionas. El fenómeno me parece que merece un X File. De hecho, en Chicago hay un momento en que incluso me hace sentir incómodo, cuando amenaza con desnudarse en un número. Algo dentro de mi grita ¡NO! ¡NO! No sé. Quien tuvo no siempre retuvo.
    En cuanto al Schelsinger, estoy de acuerdo contigo, es un director a reivindicar (aunque lo del mundanal ruido se hace aburridillo...). Por otra parte parece que hay toda una línea de directores ingleses del periodo (Asquith, Dearden, Tony Richardson o el trasplantado Losey) que merecen atención y que tienen carreras interesantes desde el punto de vista homo. Sería interesante saber hasta qué punto el ser homos (en diversos grados) determinaba sus decisiones. Por ejemplo, ¿se habría sentido atraído un director hetero por Cowboy de medianoche? No sé, es posible que hubiera aceptado el encargo, pero igual no lo habría originado. No es que sea una película gay, pero es el tipo de situación que un hetero del periodo no encontraría interesante. Del mismo modo que, supongo, pocos directores gays encontrarían interesante la situación de, digamos, La balada de Cable Hogue o La huida. O La gran evasión, más o menos de la misma época.


    Sé que hasta cierto punto estoy estereotipando, pero cierto grado de esteotipación es inevitable. Ya sé que hay muchos gays machísimas por ahí. Más que nunca. Pero, no sé, siempre veo algo de pose en eso. Pero divago, divago, divago... Creo que es momento de volver a hablar de la relación entre creadores gays y estética gay, aunque ya hay dos posts al respecto, es un tema inagotable.

    ResponderEliminar
  15. Mi sueño irrealizable siempre ha sido un actor en una escena determinada de una película en particular.
    El actor es Alain Delon, la película Rocco e i sui fratelli, y la escena, a unos quince minutos de empezar la película se ve unos bajos húmedos de las casas baratas de Milano y en el esta Rocco sentado en una banqueta baja con unos pantalones de algodón claros y una camiseta de manga larga ,, la típica de la clase trabajadora de la primera mitad del siglo 20, Rocco esta ayudando a su madre separando las lentejas de las piedras de un plato que sostiene en una mano, la cámara esta por encima de la cabeza como un metro y el mira al espectador de abajo a arriba con aquellos ojos claros y profundos, su flequillo que le cae desvergonzadamente encima de sus cejas y la expresión de bondad mas rotunda de toda la historia del cine
    es un film que he visto muchísimas veces y siempre para poder gozar de aquella mirada que definió para siempre como quería que fuese la persona que compartiese mi vida, he encontrado similitudes pero no el original, o sea que yo al party voy acompañado de Rocco y su plato de lentejas

    ResponderEliminar
  16. Anónimo12:11 a. m.

    Buenas noches, quizá no esteis de acuerdo conmigo pero yo escogería para ir a cenar a dos hombres (Farley Granger y Rossano Brazzi) uno por lo frio y elegante que podia ser (sobretodo en LA SOGA además sino recuerdo mal es una peli muy gay) y el otro por la tristeza que emanaba en LA CONDESA DESCALZA que quizá podias leer entre lineas que tenia otros problemas aparte de su supuesta "herida de guerra". Buenos saludos a todos pues es la primera vez que entro en estre blog

    ResponderEliminar
  17. Anónimo2:39 a. m.

    que lindo todo lo que escriben. soy una chica hetero y coincido con lo que dicen de estos actores. definitivamente, me calientan los gays

    ResponderEliminar
  18. Hola Alberto!...bueno, espero que te llegue mi e.mail...
    A tu pregunta sobre que gay (hombre o mujer) me gustaría conocer...
    Yo me quedo con Greta y Marlen. Por su arrolladora personalidad y su magnetismo.
    Si te pasas por mi web (www.martacorcho.com) en el apartado “otros” en una postal navideña me puse al lado de ellas dos...asii que no te miento...
    En fin...que las admiro como personas sobretodo, y la condición sexual es lo de menos.
    Para mi son unas de mis favoritas.
    Un fuerte abrazo.
    Marta

    ResponderEliminar
  19. Anónimo1:24 p. m.

    Hola Alberto, soy Tunante y quería comentarte que me gusta tu blog y admiro la cultura cinematográfica que posees. En cuanto a tu propuesta de una "cena" con algún filogay del cine, me llama mucho la atención Max Olphus, me encanta su cine, su estética y su buen hacer sobre todo en el melodrama, tan sofisticado, visceral y elegante...elementos dificiles de mezclar sin resultar estridentes. Le puedes echar un vistazo en "El Placer" "La Mujer de Todos" y su más conocida "Carta de una desconocida" pero seguro que conoces mucho mejor que yo, por cierto no se si Olphus era gay pero por su cine siempre lo he pensado....interesante.
    Un saludo,
    Tunante

    ResponderEliminar
  20. Anónimo10:38 p. m.

    ME GUSTARÍA DECIRLE AL CAPITÁN HARLOCK QUE NO ESTÁ MUY ERRADO Y QUE SI QUIERE LE PUEDO CONTAR LO QUE LE DIRÍA MONTY ACERCA DE SU DEPRESIÓN. ¿CÓMO LO SE? BUENO, TE DEJO MI E-MAIL: eleonora742003@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar
  21. perdidaduratto6:35 p. m.

    ME ENCANTA TU POST, LA VERDAD TENGO ESPECIAL PREDILECCION POR ESTE TIPO DE CINE Y VER JUNTOS A LA DIETRICH , A FASSBINDER, ME HA PUESOT DE MMUY BUENHUMOR, SEGUIRE TU BLOG DE CERCA.

    ResponderEliminar