jueves, septiembre 07, 2006

¿Qué es cine gay? (II): La "estética gay"

En la primera parte de este post hablaba de que se me ocurrían en principio cuatro criterios para hablar de cine gay. El primero era la experiencia vital. El segundo (no por orden de ningún tipo) podría ser el dichoso asunto de la estética gay.

Es otro de esos temas en los que las cosas han cambiado mucho desde los ochenta. Los autores de los ochenta hablaban mucho de estética gay y hacían esfuerzos denodados por encontrarla. Yo mismo (hijo de mi tiempo) he escrito sobre "estética gay" con mayor o menor fortuna. El caso es que las décadas vuelan y cada vez estoy menos seguro (de esto como de todo lo demás).

A ver, no es que piense que no existe nada a lo que se pueda llamar estética gay. Hay una estética futbolera, hay varias estéticas hetero, hay una estética del PP y hay muchas, diversas estéticas que sólo podrían llamarse gay. Uno ve las coreografías de Jack Cole (Los caballeros las prefieren rubias) o cualquier momento de Que no pare la música (como el de la foto) y no puede menos que pensar que quienes han hecho esto no son respetables padres de familia.

En lo que creo cada vez menos es que sea un concepto muy útil o muy productivo. Las razones son obvias y las sabe aducir cualquier hetero: muchos autores gays en su vida cotidiana no hacen uso para nada de las posibilidades de lo que algunos denominamos "estética gay" y, además, muchos autores heteros emplean una estética que parece gay (se me ocurre el caso del Douglas Sirk de mediados de los cincuenta). Dicho de otro modo: por cada Almodóvar hay diez Amenábar(es).

Desde el punto de vista del espectador, que es lo que más me importa en este proyecto, es también bastante dudoso que el criterio de "estética gay" sea central para los espectadores gays. Sin duda tiene su importancia. Cuando uno va a los estrenos de Almodóvar, por ejemplo (hablo de ir a la primera sesión del primer día, a la que vamos los vocacionales) hay uno o dos heteros por cada diez o doce gays. Pero cuando la gente habla de cine gay parece que la estética importa mucho menos que los personajes o el tema o incluso la carne. Es un motivo casi de perogrullo. Y por seguir las razones del párrafo anterior, el éxito de Almodóvar, Madonna y otros que hacen uso de la estética gay se debe, no hay que olvidarlo, a que también gusta a los heterosexuales. De hecho los heterosexuales han sido devoradores contumaces de estética mariquita desde Miguel Ángel. A veces la equiparaban al "arte". Bromeo, pero ya imagináis por donde van los tiros.

Rizando el rizo, muchos gays ahora reaccionan contra versiones tradicionales de la cultura gay, que consideran estereotípica, armarizada, plumífera o simplemente mala. A muchos les ofende que una de las estéticas gays más difundidas tenga que ver con la cultura de la pluma, que aborrecen. Y las nuevas estéticas gays (el hipermasculinismo del gimnasio) también está sufriendo descalificaciones bastante tajantes (a mi juicio se confunde la estética con la ética, pero bueno esto es otro tema), se consideran reaccionarias y opresivas. Por lo tanto uno tiene que tener cuidado al remitirse a una estética gay que, inevitablemente, se ha asociado durante el siglo XX a las construcciones de la homosexualidad y que algunos críticos (como la polémica Camille Paglia) no querrían ver desaparecer. Y de verdad que sería una pérdida: tan malo es limitarse a repetir viejos clichés como rechazarlos sin más.

Quizá el concepto, como tantos otros que tienen relación con lo gay, es muy inestable y tiene mucho que ver con el contexto: se convierte en un concepto de batalla en momentos de crisis, y pasa casi desapercibido en momentos de menos tensión.

En cualquier caso cualquier reflexión sobre el tema de la estética gay (¿Existe? ¿En qué consiste?) lo podéis ir poniendo a continuación.

7 comentarios :

  1. La estética gay existe... ¿o algunos queremos verla donde no la hay? Yo soy firme partidario de la primera opción. Ay, la pelea cinéfila que tuve yo en su día hablando de la estética homoerótica en "El club de la lucha"... casi me echan a los leones!

    ResponderEliminar
  2. Existe... lo que pasa es que es un concepto poco riguroso porque existe de muchas maneras: conscientemente e inconscientemente, por ejemplo. Y se refiere al homoerotismo o a la pluma. Y, sobre todo, la practican gays y heteros (y muchos gays no solo no la practican sino que la aborrecen). Personalmente soy muy dado a hablar de cultura gay, tradiciones dentro de esa cultura y, por que no, estetica gay. Pero creo que es un concepto mucho mas escurridizo como definicion del cine gay que otros que se manejan. De hecho a la hora de pensar la estructura del proyecto veo tres secciones: una sobre culturas cinefilas, complicidades, miradas homoeroticas, la segunda sobre personajes gays, la tercera sobre lecturas intimas, personales, casi camp. Yo creo que acabare hablando (mucho) de estetica gay, pero me cuesta encontrar un modo para analizarla por separado.

    ResponderEliminar
  3. La estética gay puede llegar a ser un concepto muy personal y por lo tanto, muy complicado de definir, aunque obviamente tiene unos rasgos comunes que los gays (y heteros) sabemos identificar, pero es cierto que para descodificar ese código hacen falta ciertas bases que muchos desconocen o simplemente, rechazan.
    Y sí, yo también soy muy dado a defender la "cultura gay" o "subcultura" si se quiere llamar así.

    ResponderEliminar
  4. Pensad en Moulin Rouge: Estética gay, director hetero que dice haberse dejado influir por la estética gay.

    Y sin embargo en Pasolini tenemos un director muy "gay" (nótese las comillas) con una "estética" de lo más hetero.

    Finalmente Gus Van Sant: director MUY GAY (nótese las mayúsculas) que trata ocasionalmente de temas gays pero otras no. El casting de Elephant era interesante pero ¿qué otras cosas en esa película sugieren estética gay? De hecho, si me presionan, tampoco la estética de My Own Private Idaho es lo que entendemos por estética gay (bueno, está la referencia a El mago de Oz...). Pero están Good Will Hunting y esa con el príncipe de Bel Air cuyo nombre he olvidado.

    ResponderEliminar
  5. a.andthecinema5:22 a. m.

    ¿Alguien podría definir 'estética gay´? Me refiero a una serie de puntos, conceptos, rasgos comunes que encontrar. Es una forma de representar o es una percepción? Es el color y el papel pintado de Almodóvar? Podemos descubrir 'estética gay´ en conceptos más 'técnicos' como la edición, por ejemplo?
    ¿Qué es lo que hace decir esta peli tiene estética gay y esta no? Porque la frontera es más que borrosa...

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que esto lo hemos estado discutiendo bastante (en algún caso de manera acalorada, y una vez "en directo" cuando tuvimos el foro en Berkana), pero es útil resumir un poco. Te doy mi opinión, aunque ha sido cuestionada ampliamente aquí y en las entrevistas personales. Por cierto: ¿has hecho mi cuestionario?

    a) No hay una estética gay esencial, monolítica que se aplique a todas las creaciones de homosexuales. Esto es una perogrullada, pero creo que hay que destacarlo. Además, algunos heterosexuales (siempre menciono a Baz Luhrman) utilizan de manera consciente y explícita algo que sí puede llamarse estética gay. Las dos partes de este enunciado no son contradictorias.

    b) PERO sí que hay una manera expresarse gay que existe históricamente debido a los modos en que los homosexuales se han defendido de la homofobia y lo que han creado culturalmente para reforzar su manera de ser.

    c) El concepto de estética gay se ha utilizado desde perspectivas homófobas (más o menos se despidió a Cukor de Lo que el viento se llevó por cuestiones relacionadas con su "estética mariquita" y a Minnelli se le criticaba por lo mismo, aunque igual no era ni gay), y sólo a partir de los noventa desde perspectivas gays. La estética gay ha estado siempre armarizada.

    d) Estoy contigo en lo que mencionas sobre qué es la estética gay. Para mí primero es un estilo, unas elecciones. Discutirlas en detalle sería complicado y está en otros sitios de este blog. Pero creo que puede haber un "montaje gay", por supuesto hay decoración mariquita, etc. Por supuesto hay coreografía gay (Jack Cole). Y guiones con tema hetero pero con corrientes gays (William Inge). AHORA BIEN: todo esto tiene un estatus precario porque la ideología heterosexista se impone explícitamente en la narrativa
    cinematográfica.

    e) La cuestión del papel pintado en Almodóvar. No creo que, en sí, sea esta la cuestión. Para mí es más una cuestión recurrente. Los directores en general utilizan el papel pintado y elementos de decoración para completar a los personajes, para hablarnos de su psicología. Almodóvar utiliza el papel pintado para que nos fijemos en él y para hablarnos de SU gusto. No diré que esto sea inequívocamente (o necesariamente) gay, pero hay unas ideologías estéticas aquí que se remontan a Oscar Wilde y que curiosamente las encontramos en otras muchas obras gays en otros campos.

    f) Además de los aspectos textuales, la estética gay es cuestión de referencias. Utilizar iconos gays en una película puede ser una manera de insertar un subtexto de complicidad...

    Como digo es un tema complejo, pero espero que esto te sirva de directrices

    Alberto

    ResponderEliminar
  7. Anónimo3:14 p. m.

    Entré a este blog con la duda sobre lo que era la estética gay, y, tras haber leído bastante, me voy con la misma duda.

    ResponderEliminar