viernes, septiembre 08, 2006

¿Qué es cine gay? (III): Personajes gays













De los cuatro criterios para delimitar el escurridizo "cine gay" supongo que el central y aquel al que más gente suscribirá es este: películas que representan a personajes gays (en la foto, Victim). De hecho, dados los cambios de las últimas décadas es ya posible delimitar el cine gay como aquel que representa a "personajes gays de manera positiva desde una perspectiva gay". Después de todo lo que llevo escrito es fácil entender por qué esta última definición me parece excesivamente limitada: lo gay es un proceso, no un simple texto.

Sin embargo el modo en que se representan los personajes homosexuales es algo que todo el mundo puede ver. A diferencia de cosas como "la estética gay" se trata de algo claro, en lo que todos podemos estar de acuerdo. En general un personaje aparece como gay o no (siempre con la excepción de Steve Guttenberg en Que no pare la música ;-)).


Como cualquier historia del cine gay señalará, un buen punto de partida (por su centralidad cronológica) para estudiar la representación de personajes gays serían los años en torno a 1980, cuando encontramos el primer “florecimiento” de un cine gay de imágenes positivas después del imperio del estereotipo patológico o depresivo. Son los años de Su otro amor, Victor/Victoria, Media hora más contigo y otras. Es un pequeño oasis antes del duro golpe que supuso el sida en la percepción de los homosexuales. Hay que decir que ya antes hubo films en los que la homosexualidad aparecía presentada de manera positiva, pero eran a menudo minoritarios y tenían poca circulación. La presencia de lo gay en el cine comercial era importante. Esto nos invita a mirar, por una parte hacia atrás, y estudiar cómo han aparecido representados los homosexuales desde apariciones “invitadas” como las de Franklin Pangborn o el sastre de El enemigo público hasta los clásicos en películas como Víctima, El asesinato de la hermana George o Los chicos de la banda. O como han aparecido personajes y relaciones “cripto-homosexuales” por ejemplo en una película como Laura. Y también podemos seguir la evolución a través de los ochenta y los noventa y descubrir hasta qué punto hay un camino hacia la “normalización” o no, hasta qué punto se imponen o no las “imágenes positivas”. Aquí podríamos considerar películas como Instinto Básico (tan amada como odiada por las espectadoras gays), Bound, High Art o la mencionada Go Fish, en el caso de representaciones de lesbianas, o Compañeros inseparables, la inevitable Brokeback Mountain o el hito que en mi opinión supone la serie televisiva A dos metros bajo tierra.

En cualquier caso conviene que mantengamos los pies firmemente asentados en la historia, que seamos sensibles a las retóricas de determinados periodos, que evitemos juzgar de manera anacrónica o utilizando el criterio de una corrección política entendida como doctrina. Si uno lee el libro de Vito Russo (tan importante por muchos motivos para muchos de nosotros) hoy en día, encuentra precisamente esos defectos: se trata de un libro que, más que sobre cine gay va sobre "representación de la homosexualidad", y su criterio es el de si está "bien" o "mal".

Próximamente: Acabaré este ciclo sobre maneras de aproximarse al cine gay con una propuesta sobre las apropiaciones y el concepto de "mirada camp".

6 comentarios :

  1. Muy bonita tu labor, te voy a incluir entre mis contactos, para poder ir visitándo tus artículos.

    ResponderEliminar
  2. Sólo quiero añadir una cosa: "Go Fish" es un peñazo.
    Tenía que decirloooooo :)

    ResponderEliminar
  3. Chic@, yo le tengo bastante afecto a Go Fish. Hay que pillarle el punto, como todo.

    Fue una de las primeras peliculas con un ideario lesbico que entraron en los circuitos comerciales. Es MUY anyos noventa, y ha habido bastantes parodias, pero llego en el momento adecuado como para que mucha gente viera algo especial.

    ResponderEliminar
  4. Sí, un ideario que aburre hasta las lesbianas. No conozco a ni una sola que le guste. Salvo lesbianas militantes claro, pero esas no cuentan que son una especie aparte.
    De los títulos que citas no he visto "Can't Stop the music" ni "Victim", película que ando buscando desde hace tiempo.
    Ah, se me olvidaba "Media hora más contigo" también es bastante pesada, pero bueno, tiene fama de ser "la primera película positiva sobre lesbianas" :)

    ResponderEliminar
  5. :-)

    Anda, que luego diréis que el colectivo lésbico desconfía de los hombres. ¿Y no es también al revés? El problema es que quien tiene el poder puede permitirse el lujo de no desconfiar de quien no lo tiene...

    Dicho esto, y de nuevo me toca discutir "en contra de" mis propios gustos. Lo que tendríamos que plantearnos es que diversos colectivos crean diversas estrategias subculturales. Y a mí Go Fish me pareció bastante encantadora. No hay exageraciones melodramáticas, ni inundaciones de color (de hecho es en blanco y negro), ni excesos visuales o sonoros, ni un guión con "grandes" momentos (y en general mis preferencias van más por ahí). Pero muestra muy bien las indecisiones, dudas, de una mujer ante la perspectiva de una relación, el papel de otras mujeres, etc. Y es una película muy ingeniosa. Puede parecernos un poco minimalista, pero responde a un tipo de actitudes distintas a las de la cultura gay masculina que predomina, basada en la testosterona o el exceso visual. Tenemos que reconocer que es posible ver el mundo desde otra óptica. Por supuesto Media hora más contigo (que tengo que revisar) no es La trilogía de Nueva York. Pero tampoco tiene por qué serlo.

    ResponderEliminar
  6. Yo tengo Victim... si alguien me explica cómo diablos la cuelgo en el emule puedo intentarlo.

    ResponderEliminar