viernes, septiembre 08, 2006

Ver cine (II): Interpretar lo gay


¿Son "de verdad" gays los protagonistas de ¡Harka!? ¿Hay un subtexto gay en Donnie Brasco? ¿Es gay Peter Lorre en El halcón maltés? ¿Y Clifton Webb en Laura? ¿Y Richard Widmark en El beso de la muerte? ¿Son los X-Men una metáfora de "ser gay"? ¿Steve Guttenberg en Que no pare la música? ¿James Garner y Donald Pleasence en La gran evasión? Kathy Bates y Judy Parfitt en Eclipse total (comentada en mi blog de películas individuales). Podría poner ejemplos mucho más extravagantes.

Algunos casos aquí son obvios, otros son materia opinable. Finalmente algunos darían lugar a encendidos debates entre gays o entre gays y heteros de miras estrechas. Pero en todos los casos la crítica ha escrito sobre el asunto. El caso es que en multitud de casos la homosexualidad está sujeta a la interpretación, no aparece de manera obvia (aunque más obvio que Steve Guttenberg en Que no pare la música no sé yo. Por mucho que lo niegue...). Esto tiene una base en la propia constitución de la homosexualidad durante décadas en el siglo XX: dado que pesaba el silencio sobre CUALQUIER representación de la homosexualidad, ésta aparecía como "subtexto" consciente en obras de teatro y películas y no podía sino estar ahío. La idea de mucha crítica (por ejemplo Richard Dyer o Richard Barrios) es que el público en aquellos momentos "leía" correctamente a los personajes como gays. ¿Los leemos nosotros? ¿Es Richard Widmark gay en El beso de la muerte? En su artículo Queer Noir, que aparecerá en un número especial sobre la mirada homosexual en Archivos de la Filmoteca, Richard Dyer concluye que "podría serlo": el enfoque textual consiste en analizar miradas, gestos, insertar modelos visuales de homosexualidad en narrativas y deducir que ciertos personajes, tramas y actitudes son potencialmente homosexuales. En Dyer el método es irreprochable. Pero es fácil llevar esto demasiado lejos.

Personalmente tengo problemas con los enfoques teóricos que no atienden demasiado a las circunstancias reales en que se consume el cine. De ahí que me guste Miriam Hansen y tenga mis dudas con el libro de Brett Farmer. Aclaro: el libro de Farmer (Spectacular Passions) me pareció iluminador, bien escrito, bien argumentado, lleno de ideas maravillosas... que por algún motivo que ignoro pero imagino el autor se empeña en desarrollar en términos psiconalíticos. Para mí esto es totalmente innecesario: veo perfectamente lo que Farmer quiere decir sin recurrir al psiconálisis, es posible ser riguroso sin imponer una teoría universalizadora. Y a pesar de sus esfuerzos Farmer no acaba de convencerme de que el psiconálisis no sea una teoría que esencializa la identidad gay. El psiconálisis siempre me ha parecido una propuesta brillante, fascinante y con mucha "verdad" o con gran potencial explicativo, pero ha sido víctima de su éxito: cuando simplemente explica cómo funciona nuestra vida emocional, perfecto, pero cuando trata de ser una teoría sobre el mundo o el lenguaje, sobre literatura, botánica o política, pues dejo de seguir el argumento.

A mí me parece que hay una especie de "homosocialidad" rayana en el "homoerotismo" en Donnie Brasco (una película que me encanta) y podría "demostrarlo" con un análisis narrativo. ¿Tendría importancia? (Las preguntas son genuinas: no conozco la respuesta). Lo que sería importante sería que un número de nosotros lo viéramos y pudiéramos hablar sobre ello.

Lo de la especulación, el es o no es, resulta una cuestión importante porque se sitúa entre dos terrenos claros y constatables. El de la representación claramente homosexual por una parte y por otra el de los espectadores reales que realmente reaccionan como gays ante una película. Para mí no podemos olvidar nunca que la interpretación, las hipótesis, son sólo eso: apuntan potencialidades. Y que en cualquier caso están sometidas a discursos históricos. En otras palabras, siempre habrá que preguntarse ¿QUIÉN percibía a Lorre, Webb, Widmark como homosexuales? ¿Se apropiaban de estas imágenes? ¿Para qué servía?

Toda lectura del cine requiere una teoría del espectador. Simplemente creo que la teoría no puede ignorar los espectadores reales, sus sueños, los modos en que ellos ven cine. Debería partir de ellos, no imponerse a sus opiniones.

13 comentarios :

  1. Anónimo10:57 p. m.

    simplemente para que conste: los x men son una metafora de la homosexualidad.

    Tan tan clara que hasta asusta:)

    Trimegisto

    ResponderEliminar
  2. me interesa mucho el tema, y me parece una estupenda idea para un blog. voy a leermelo todo, que solo he curioseado; prometo participar.
    saludos.

    pd.: por no sarlirme del género(xmen):
    y robocop? y todos los batman?

    ResponderEliminar
  3. Me sumo a lo de X-Men.

    Y hay una peli infantil de DreamWorks que me pareció también interesante en este sentido... 'El espantatiburones' (Shark Tale)... Un tiburón vegetariano rechazado por su familia de gangsters, pero que si lo tomamos como metáfora va cumpliendo pautas de rechazo, autorrechazo, autoaceptación, aceptación externa...

    Interesante porque es cine infantil. Como dice un amigo, desde que las pelis animadas de Disney se empezaron a marcar los pezones bajo la ropa, algo cambió en este tipo de cine...

    La pluma del bisexual Sparrow (Johnny Depp) en una saga tan de masas como 'Piratas del Caribe' es otro ejemplo...

    Curioso...

    ResponderEliminar
  4. Hay casos muy claros como el de Lorre en "El Halcón Maltés" o los malos de "Con la muerte en los talones". El caso que presentas de "Donnie Darko" sobre que es una película muy gay... estoy de acuerdo pero ¿cómo hemos llegado a esa conclusión? ¿Qué es lo que vemos? Es ahí donde se encuentra el meollo del asunto y que desde luego no es nada fácil de explicar (y a mi, sinceramente esas teorías me aburren, me basta con ver lo gay yo solito ;)

    ResponderEliminar
  5. No se por qué, hay determinadas historias que no entiendo mientras que las estoy viendo, hasta que, por algún motivo, decido que la historia estaba escrita para dos hombres y que no se atrevieron a rodarla, o simplemente no quisieron hacerlo. Y entonces queda claro.

    Una de ellas es Brief encounter (me sorprendió que en Londres hubiese una bar de ambiente que se llamara así, prueba de que otro gay había visto en esa película lo mismo que yo)

    Y en España “La otra alcoba” (te dejo enlace a mi reseña en 2manzanas
    http://www.dosmanzanas.com/index.php/archives/434 )

    ResponderEliminar
  6. Tengo que ser un poco breve porque estoy fuera de casa, pero unos bosquejos de respuesta:

    Para Cinequeentiende. Te doy la razon en lo de que ver o no ver es cuestion de cada uno. Pero cuando uno escribe un libro es importante que las opiniones no sean solipsistas, porque en ese caso solo estaria hablando de mi mismo. Y como dices, aqui la cuestion es saber explicar. Yo no se hasta que punto los casos que mencionas son "muy claros" para todos. Así que pregunta para todos: "Sospechasteis" de Martin Landau en Con la muerte en los talones antes de leer alguna otra fuente? (Digamos en Zero, en el libro de Russo, en el de Hadleigh, etc). A veces resulta que nos lo dicen y lo vemos. Pero si no, no.

    No recuerdo haber dicho nada sobre Donnie Darko. Se que encanta a mis alumnos y casi me van a obligar a que la vuelva a ver. Me referia a Donnie Brasco, esplendida pelicula con Johnny Depp y Al Pacino.

    Para Diego

    lo de los pezones en Disney y afines era inevitable, pero hay que ver lo que les costo. No se si recordais la escena de la Pastoral de Beethoven en Fantasia. En cualquier caso, lo mismo de arriba: Hasta qué punto son lecturas solipsistas (y hasta qué punto no). Dicho de otro modo: son lecturas que podéis compartir con amigos heteros? Con amigos gays? (no encuentro el "abrir interrogante en el ordenador de mi despacho, perdón!) Y qué respuesta tienen. Personalmente me toman por tonto, por activista, y por cien mil cosas más.

    Para José L. El tema que planteas es tan fascinante que creo que merece otro post distinto. Películas o guiones concebidas por homosexuales pero "tapadas" de heterosexualidad. Te añado: Picnic, Esplendor en la hierba, Bus Stop. Todas ellas parten de materiales del dramaturgo gay William Inge. Y por supuesto Tennessee Williams (La primavera romana de la Sra Stone acaba de salir en DVD. Muy buena no es, pero me parece interesantisima). Y Quien teme a Virginia Woolf... (Una vez me encontré con Edward Albee en un gimnasio!!!)

    Continúo cuando regrese....

    Alberto


    En cualquier caso me anoto que quiza haya que hacer mas posts sobre estas cuestiones

    ResponderEliminar
  7. Lo de 'X-Men' reconozco que alguna vez que lo he comentado con amigos heteros no es muy compartido.

    'El espantatiburones', que a pesar de ser cine infantil comparte patrones comunes con ese tipo de historias, por lo diferente que resulta, dio más que pensar y que debatir sobre si era una metáfora de algo más o no.

    Pero es cierto que hay algunas lecturas que no son muy compartidas por el entorno hetero, la verdad. El homoerotismo a raudales que yo veo en el inicio de 'Match Point', de Woody Allen, entre Jonathan Rhys Meyers y su futuro cuñado parece que no es muy compartido...

    'Donnie Brasco' la vi hace mucho y no recuerdo haber percibido nada de eso, pero me acabas de animar a verla de nuevo.

    Y 'Donnie Darko' es muy interesante, Alberto, me sumo a la causa común de tus alumnos.

    Beso!

    ResponderEliminar
  8. Nada, decidido, a ver si la veo rebajada en el play.com y me la compro.

    Lo que he visto por aqui hoy es Hacia el sur (se me escapo en Espanya) y me ha parecido no solo estupenda sino muy interesante en este tema. A ver si hago una entrada al diario de peliculas al volver. No se si la conoceis, pero no es NADA gay. Va sobre mujeres heterosexuales. Pero claro, tambien va sobre turismo sexual, que es una experiencia mucho mas central entre homosexuales desde principios del Siglo XX que entre mujeres heterosexuales. De hecho si cambias las mujeres por hombres tienes la misma historia igualmente compleja referida a la cuestion del turismo sexual de homosexuales. Creo que alguien tendria que hacer ESA pelicula. Ahora, que tendria que ser alguien sin miedos ni ansias de complacer. Las dos trampas (en las que esta pelicula no cae) son la moralizacion y la sentimentalizacion... Pero ya vuelvo sobre esto otro dia.

    Alberto

    ResponderEliminar
  9. No sé en qué estaba pensando para confundir Donnie Brasko con Darko... será que a esta última le vi un punto bastante gay...

    REcuerdo haber leído hace poco unas declaraciones de Ian McKellen que decía que aceptó su papel en X-men por la fuerte lectura que puede hacerse de la homosexualidad en la película y que para mi, es bastante evidente. Claro que para mi es evidente la imagineria homosexual incluso en Daredevil, y es que ver al Affleck así... ejem.

    Lo de Disney... se pueden hacer muchos chistes con esas películas. De momento creo que Disney fue el responsable de la primera drag queen en la historia del cine: Cruella De Vil.

    ResponderEliminar
  10. Ian McKellen es un cielo. Las malas lenguas dicen que sólo salió del armario cuando fracasó su carrera en Hollywood. Pero ya me gustaría a mí que todos los actores cuyas carreras en Hollywood fracasan saliesen del armario. Y es cierto que dice esto. Por supuesto Bryan Singer (que es gay) también ha dicho algo así. Por otra parte están creando animadversión. Si os pasáis por los foros de Superman, muchos atribuian el presunto fracaso de la película al hecho de que un "director gay" no sabía hacer películas de acción y había "matado" a Superman. Al parecer los "directores gays" sólo pueden hacer melodramas.

    Ahora bien: ¿A dónde lleva todo esto? Retomo un tema recurrente. Está claro que algunos podéis ver X Men (o Donnie Brasco) como películas gays. Pero más allá de la complicidad o el trabajo de detective (averiguando la "verdad" de la película a través de unas pistas) ¿Qué hay? No se trata simplemente de descubrir que "es una película gay". ¿Nos dice algo sobre "ser gay"? ¿Se lo diría a un adolescente de hoy? ¿O, como me sucede a mí, "la verdad" de la película pasaría desapercibida?
    Una pregunta más, relacionada con esto: si se quiere hacer una película sobre "ser gay", ¿Por qué no se hace una película con personajes gays? Yo veo a todos los X Men bastante heterosexuales. No ambiguos, ni indiferentes al tema, sino heteros. (Y la verdad es que hay mucho potencial. Mi preferido es Ice Man. Pero de gay no tiene nada). O sea que es propaganda homosexual mostrada a través de la heterosexualidad. Y de nuevo el potencialmente gay es Magneto, que da la casualidad que es el malo. Un malo simpático, pero el antagonista de "el bueno" de Patrick Stewart.

    Sinceramente, a mí me parece más gay Ma vie en rose.

    ResponderEliminar
  11. Némesis1:40 a. m.

    Tras leer los comentarios sobre "X-Men" volví a ver la primera película aprovechando que la emitían este fin de semana en Antena 3 y no encontré la menor referencia homosexual entre los personajes, y eso que me cuesta bien poco encontrar este tipo de situaciones en casi cualquier película.

    ResponderEliminar
  12. a.andthecinema5:37 a. m.

    Por ahi alguien a comentado que se siente solo con respecto al inicio de Match Point. Me uno.

    ¿Qué os parece como película en general Ma vie en Rose? Hace años que la vi, era la película favorita de una amiga (hetero) de la juventud (o debería decir infancia...)

    ResponderEliminar
  13. Parece que has empezado desde el principio, no lograba localizar tus intervenciones ;-) (llegan por correo, pero los correos no me dicen DÓNDE están)

    De Ma vie en rose hemos hablado en uno de los posts más recientes. Efectivamente a mí me parece de las mejores películas gays de los últimos dos años, a pesar de que ha generado cierto debate sobre si es realmente una película gay o más sobre transexualidad. Por primera vez alguien rompe una lanza en favor del niño mariquita. Un hito.

    Alberto

    ResponderEliminar